Risotto de Setas

  • Receta de Risotto

  • Risotto de Gambas

  • Risotto de Champiñones

  • Risotto de Pollo

  • Risotto de Salmón



  • "Risotto de Setas"

    Risotto de Setas







    Esta receta para hacer risotto de setas un plato exquisito y saludable, y uno de los tipos de risotto más consumidos. Es una verdadera delicia. Si te gustan las setas, te encantará.

    Ingredientes:

    - 1 litro de caldo de pollo o verduras
    - 300 gramos de arroz
    - 300 gramos de setas
    - 150 gramos de champiñones
    - 125 gramos de queso parmesano rallado
    - 90 gramos de mantequilla
    - 1 cebolla mediana
    - Aceite de oliva
    - Perejil
    - Pimienta negra molida
    - Sal


    Preparación:

    Una de las mejores recetas de risotto que hemos preparado nunca es esta con setas, una receta llena de sabor y que es muy nutritiva, además de nada complicada de preparar. Es ideal para todos aquellos a los que les gusten las setas, porque combinan perfectamente con el arroz. Vamos con la receta.

    Ponemos a calentar a fuego lento el caldo de pollo o verduras. Si lo vas a hacer tu mismo, debes tenerlo preparado ya. Si no puedes usar uno ya hecho de los que venden en el supermercado, aunque no es lo mismo, te ahorra bastante tiempo de preparación, usa el que mejor te venga.

    Limpia y lamina las setas y los champiñones, si no los has comprado laminados. Aquí vamos a emplear estos ingredientes frescos, que nos gustan más, pero no habría problemas en emplearlos enlatados, aunque claro, el sabor no es el mismo. Pela y pica también la cebolla, pícala en trozos más bien pequeños.

    Coge una sartén, échale aceite de oliva y ponla a fuego medio, y cuando esté caliente pon la cebolla a freír un poco. Añade un puñadito de sal para ayudar a que se poche y cuando veas que comienza a dorarse, añade los champiñones y las setas para saltearlos unos minutos y sal y pimienta al gusto. Cuando los champiñones y la cebolla estén blanditos, echa el arroz y deja que se cueza durante un par de minutos al menos, removiendo para que no se nos pegue.





    Ahora tenemos que ir agregando el caldo, que debe estar bien caliente, pero no de golpe, sino poco a poco, un par o tres de cazos, y dejamos consumirse a fuego medio-lento. Cuando se consuma, agregamos otra tanda de caldo y repetimos hasta acabarlo. El arroz debe quedar bien tierno y cremoso.

    Apartamos del fuego cuando esté listo el arroz y agregamos la mantequilla y el queso rallado, y removemos para que se mezcle todo bien. Ya solo queda emplatar, añadir un poco de perejil picado por encima y servir. No tardes mucho en hacerlo porque el risotto hay que comerlo recién hecho.